HASTA SIEMPRE, CHICHA MARIANI

María-Isabel-Chicha-Mariani

El patriarcado “asume” la vitalidad de nuestros cuerpos sólo cuando le son útiles.
La ancianidad, desde la lectura patriarcal de la historia, nos relega a un lugar subalterno de la ética y la estética de la política.
Las abuelas son el principal ejemplo de lo contrario. Son la muestra corpórea de la revolución:
La ancianidad concierne a la ternura, pero además al rigor de la experiencia histórica concentrada en un cuerpo, que es, en sí mismo, un proyecto histórico. Porque fuera de los estancos diacrónicos del tiempo, la memoria vive, circula, y renace constantemente cuando se proyecta la esperanza de un encuentro en el porvenir. Sólo así la historia tira para adelante.
Cada que encontramos a unx nietx, el proyecto de la dictadura y de sus demiurgos actuales es derrotado desde la raíz. Si la intención del enemigo es obligarnos a comprar un “no futuro”, el triunfo social más generalizado que tenemos a mano contra ello, es la lucha de la Memoria por Verdad y Justicia.
Clara Anahí no es una beba, siéndolo. Chicha no es una anciana, siéndolo. En suma, la vida es un transitar transgeneracional. Por eso Chicha es un ejemplo de lo que seremos. Porque esta generación -intermedia entre su nieta y su época, que es también la nuestra – seguirá con el proyecto histórico que las abuelas han encabezado.
La lucha sigue.
En memoria de Chicha, en nuestra memoria y la de las Clara Anahí (bebas y no) que escribirán la historia.
HASTA SIEMPRE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s