ESPERAS

Mate-de-Cafe

Dice mi padre que si la vaina no amaina, puedo volver a mi <patria>.
Dice mi padre que conmigo a la deriva ya no es economista, sino un economista angustiado. Que las variables cambian el contenido del modelo, hasta el paternal.
Dice mi padre que en su mesa hay un café amargo esperando por mí.
Calla mi padre cuando le recuerdo que esta es mi matria. Que lo que media entre su palabra y la mía es el sonido de un helicóptero partiendo de La Rosada.
Calla, porque sabe que después de la resistencia, en Punta Lara habrá un mate amargo esperando por él.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s